7/1/20

Nos dejamos engañar y confundir de nuestros propios pensamientos, la realidad no es tan cierta como la vemos... Saltando las barreras y bajando de cara, me paro y río al cielo para recibir el reflejo.
Una mentira de felicidad que queremos creernos, disfrutando y viviendo entorno a ella... se tiene que acabar...de todas formas la vida con su complejidad nos manipula 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, toda opinión es de aporte e interés